Motivos por los que la IATA no es la culpable de la quiebra de Viajes Marsans

Hola a tod@s:

En los últimos días, leo las declaraciones de Gerardo Díaz-Ferrán, antiguo copropietario de la desaparecida Viajes Marsans, S.A. -y también presidente de la CEOE, es decir, máximo exponente de los empresarios de nuestro país- y no salgo de mi asombro. En el juicio que se está celebrando en la Audiencia Nacional, asegura que  “nunca se ha llevado dinero de los clientes de Viajes Marsans y ha acusado a la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA) de cargarse la compañía al cortar la venta de billetes porque le dio la gana (fuente: El Mundo).” Suena a lo de siempre: es una conspiración, etc., etc.

Hace poco tuve la suerte de turorizar un magnífico Trabajo de Fin de Master (soy profesor del Master de Auditoría de la Universidad de Granada), correspondiente a la promoción del 2014-2015, de la alumna María Nieves Luján Bravo, titulado “Análisis de la calidad de los estados financieros de una empresa declarada en concurso culpable (comprobación de la bondad de los Estados Financieros correspondientes a los ejercicios comprendidos desde 2005 a 2009 de Viajes Marsans, S.A.)”, en el que se extraían una serie de conclusiones interesantes y que conviene recuperar en este momento tan importante, y que serán expuestas a continuación.

Un poco de background –

El inicio de los problemas se produjo mucho antes de la retirada de la licencia de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA). En efecto, el grupo comenzó a vender empresas enteras o participaciones como consecuencia de la arriesgada apuesta en Aerolíneas Argentinas, así como la super-problemática Air Comet, creada en 1997 y que literalmente era un agujero por donde se iba el dinero. De este modo, Viajes Marsans se terminó convirtiendo en la empresa que se comía todos los marrones financieros del resto del grupo. La retirada de la licencia para vender billetes de avión por la (IATA) el 20 de abril de 2010 fue el detonante definitivo, puesto que a Marsans  le fue exigido un aval de 20 millones de euros por parte de la IATA. Finalmente, el 25 de junio de 2010 se dictó auto por el que se declaró en concurso necesario de acreedores a VIAJES MARSANS, S.A. La situación de las empresas del Grupo desde 2009 ha sido la declaración de concurso de las sociedades y entrada en liquidación.

Los motivos de la declaración de concurso culpable –

 Para ello, procede analizar con detalle la Sentencia de fecha 13 de junio de 2013, del Juzgado de lo Mercantil Nº 12 de Madrid, que califica como culpable el concurso de la entidad:

1) Existencia de “irregularidad contable relevante” para la comprensión de la situación patrimonial o financiera de Marsans

La Administración concursal destaca la opacidad de últimas cuentas anuales de las sociedades del Grupo Marsans que llevó a denegar la opinión a los auditores, y dicha Administración afirma que existe “irregularidad contable relevante”, por no haber provisionado (contabilizado deterioro) por las deudas intragrupo, sin ninguna garantía de devolución, y más bien con una seguridad de no devolución, que hubiera llevado a los fondos propios negativos millonarios a dichas empresas. Estas circunstancias impiden comprender la situación financiera y patrimonial de la empresa.

Además tiene lugar el incumplimiento de los principios de contabilidad generalmente aceptados, como el de prudencia (por cuanto se falsea el valor de las pérdidas acumuladas que se reflejan en la contabilidad de las sociedades del Grupo Marsans) o el de importancia relativa tanto en su aspecto cuantitativo (ver Resolución del ICAC sobre importancia relativa) como cualitativo (la irregular contabilización deteriora la claridad y precisión que debiera caracterizar a la contabilidad con arreglo a los artículos 25.1 y 34.2 del Código de Comercio en cuanto a contabilidad ordenada e imagen fiel del patrimonio, de la situación financiera y de los resultados de la empresa). La provisión de los saldos deudores de Teinver y Air Comet -dos empresas subsidiarias- hubiera hecho que el resultado fuera de unas pérdidas de 183.578.361 euros (frente a los 7.726.035 euros de beneficios declarados en el ejercicio 2009), de forma que los fondos propios habrían sido negativos en 121.748.665 (frente a la cifra declarada positiva en 69.555.731 euros), lo que sitúa a Viajes Marsans en clara “causa de disolución”.

El informe de auditoría mencionado, fechado el 23 de noviembre de 2009, estaba exponiendo la evidencia de que la entidad se encontraba ante unas operaciones respecto de las que no era posible evaluar los posibles efectos sobre el funcionamiento futuro de la sociedad y sobre las cuentas anuales adjuntas, además de resaltar la ausencia de soporte documental o informes precisos para su comprobación, circunstancias en las que se basó la compañía de auditoría PricewaterhouseCoopers (en adelante PwC) para denegar opinión. Del informe de auditoría se desprende además que Viajes Marsans S.A. mantenía saldos a cobrar a corto plazo por 189,6 millones de euros y otorgó garantías evaluadas en 212.6 millones de euros a la empresa vinculada Teinver fundamentalmente, y a las filiales de ésta, Air Comet y Astra Worldwide que pasaban por fases empresariales delicadas que podían condicionar su continuidad. Para garantizar ambas operaciones, Viajes Marsans recibió de Teinver la prenda de acciones de una de sus filiales estimada por los administradores en 180 millones de euros aproximadamente, pero cuya valoración y efectividad no pudieron comprobar al no disponer de un informe de experto independiente sobre estos extremos. Ésta junto a otras limitaciones al alcance de gran importancia descritas en los párrafos 3 y 4 del informe de auditoría llevó a la imposibilidad de emitir opinión sobre las cuentas anuales a la empresa auditora. Con posterioridad se ha demostrado que se hicieron constar “unas garantías” pero no se explicitaron y que resultaron volátiles. De hecho, posteriormente tanto Teinver como Air Comet fueron decharadas en concurso de acreedores.
Adicionalmente, se detectaron otras irregularidades como la regularización efectuada a 28 de febrero de 2010 correspondiente al cierre del ejercicio, consistió en compensar el saldo acreedor de la cuenta 4009 especialmente creada para la ocasión, llevándolo a una cuenta de gastos 6030 (diferencia en bonos) al haber, de tal modo que se consiguieron disminuir las pérdidas del ejercicio en más de 2 millones de euros. Casi nada al aparato.

2) Inexactitud grave en la documentación aportada con la solicitud del concurso
Entre la documentación a aportar al Juez y a la administración concursal para analizar las causas de la insolvencia del concursado y las perspectivas de viabilidad (art.6.2.3 LC), se encuentra un inventario de bienes y derechos inexacto, ya que la valoración del inventario aportado es de 40.872.435,28 de euros frente a los solo 12.133.810,51 de euros reflejados en la solicitud de liquidación anticipada presentada por Marsans, solo cuatro meses después (¡una caída de valor de casi 30 millones!). También se detectaron inexactitudes en la memoria (como el reflejo en la misma de la caída de las ventas en un 84% cuando en realidad fue de un 21,72%), la afirmación por parte de la entidad de que la insolvencia era inminente cuando se trataba de una insolvencia actual o el encadenamiento de solicitudes de concurso necesario por parte de casi una treintena de empresas que precedieron a los escritos de Viajes Marsans, a cuya declaración de concurso necesario se oponía sucesivamente, para ulteriormente solicitar el concurso voluntario, lo que evidenció la existencia de un cierto sobreseimiento general.

3) Salida fraudulenta de bienes del patrimonio de Marsans entre junio de 2008 y junio de 2010
Dos circunstancias principales:
1. El momento en el que fueron realizadas: los dos años anteriores a la declaración del concurso, presumiéndose un conocimiento más o menos pleno de la situación próxima de insolvencia.
2. La salida fraudulenta del patrimonio de bienes o derechos no exige que el Administrador concursal tenga que probar una intencionalidad fraudulenta en la conducta del deudor sino un eventual conocimiento o cognoscibilidad del eventual perjuicio patrimonial derivado de esa salida de bienes con la que hacer pago a los acreedores (fraude según artículos 1.111 y 1.291 ss. Del Código Civil).

Los hechos que evidencian la salida fraudulenta de bienes del patrimonio de Marsans entre junio de 2008 y junio de 2010 son:
-La salida de un importante volumen de fondos de Viajes Marsans a fundamentalmente Teinver que le llevó a la falta de liquidez e insolvencia. La deuda de Teinver con Viajes Marsans asciende a 265 millones de euros y según informa la Administración Concursal, de las cuentas de Viajes Marsans se realizaron pagos a otras empresas del grupo o empresas no vinculadas cuya deuda era asumida por Teinver sin ser cancelada, además de las deudas posteriores a junio de 2008 con Air Comet, Astra, Newco, Trapsa, Limpiezas Rodas, etc.
Salidas de caja en efectivo no justificadas por importe de 336.266,77 euros o los pagos a la presidencia de la empresa por 1.181.782,32 euros.
Cantidades avaladas y reconocidas en la lista de acreedores a otras empresas del grupo.
Cobro de un salario mensual de 20.255,21 euros por parte de Díaz Ferrán y su socio Gonzalo Pascual tras darse de alta como trabajadores de Viajes Marsans, además de percibir un adelanto del montante anual total de 360.000 euros, adelantos de los que no se beneficiaron los trabajadores de la concursada.
-Fijación de los salarios de nuevos empleados de Posibilitum Business (los nuevos accionistas de Marsans desde junio de 2010) por 1,5 millones de euros anuales.
-Con fecha 19 de abril de 2010 se dio la orden de que los ingresos en efectivo procedentes de la venta de servicios dejaran de ingresarse en las cuentas de Viajes Marsans para ingresarse en una cuenta a nombre de entidad diversa, Marsans Shopping.
Por tanto, las operaciones arriba detalladas conllevaban ineludiblemente graves disfunciones en la tesorería que representan salidas patrimoniales fraudulentas, que van en perjuicio de los acreedores.

 4) Actos jurídicos dirigidos a simular una situación patrimonial ficticia y otras cuestiones

Viajes Marsans entre principios de marzo de 2010 y el 31 de julio de 2010 no atendió ya a las numerosas peticiones de devolución y reclamaciones efectuadas por los consumidores aunque seguía recibiendo anticipos, comportamiento que era común en las entidades que conformaban el grupo. Fueron múltiples los procesos monitorios que los consumidores plantearon en fechas próximas al concurso, unas 3.888 reclamaciones por un montante de 3.662.093 euros, circunstancia que ha de relacionarse con el hecho de que siguiera recibiendo anticipos de clientes, por importe de 1.861.881,84 euros, siendo los créditos reclamados por clientes de 6.024.651,41 euros (lo que en teoría reduciría los ingresos en dicho importe.

Además debemos considerar lo siguiente:
-Como se solicitó el concurso de forma extemporánea (es decir, sobrepasada con creces la fecha aproxiamada en que la empresa ya era insolvente),  tanto la Administración concursal como el Ministerio Fiscal consideran concurrente el retraso culpable en la solicitud del concurso. Por tanto, Díaz Ferrán sostenía que fue precisamente la causa de la posibilidad de venta de billetes de acuerdo al contrato de agencia de IATA, el comienzo de la complicación de la situación económica de Marsans, sin embargo la Administración mantiene que tal retirada fue la consecuencia no la causa de la misma (es decir, el mismo argumento que mantiene a día de hoy Díaz Ferrán). De hecho, la IATA unos meses antes de cortar el grifo, ya exigió un aval a Marsans para seguir siendo Agente de dicha entidad.

-Del escrito de oposición a concurso de Gonzalo Pascual se desprende además que el Banco Santander puso condiciones de financiación mucho más duras que en ejercicios anteriores al exigir garantías otorgadas no solo por otras empresas vinculadas, sino incluso constituidas con el patrimonio personal de los administradores y de sus esposas, En definitiva, Banco Santander parecía tener un conocimiento profundo de los problemas de la empresa, de forma previa a la declaración del concurso.

-Sucesión de solicitudes de concurso necesario.

-Constatación de la falta de liquidez.

-Gran número de procedimientos entablados frente a Marsans (casi 600 según la Administración concursal).

-Antigüedad de las deudas con Hacienda y seguridad social (sólo las deudas con las diferentes Administraciones alcanzaron la cifra de 30.595.893,53 euros).

-Antigüedad de un significativo importe adeudado a proveedores.

-A 28 de febrero de 2009 el grueso del activo de Viajes Marsans lo constituía los 189.578.911,50 euros adeudados por Teinver y los 1.725.484,98 euros adeudados por Air Comet, datos que hay que relacionar con el hecho de que las cuentas anuales de TEINVER del ejercicio 2007-2008 se formularan extemporáneamente el 30 de octubre de 2009 y se aprobaran el 28 de diciembre de 2009, aprobándose a su vez las de Viajes Marsans dos días después, al igual que ocurriría con las cuentas de Air Comet correspondientes al ejercicio 2008/2009, que se formularon el 29 de octubre de 2009 y se aprobaron el 21 de diciembre de 2009 (9 días antes de la aprobación de cuentas de Viajes Marsans del ejercicio 2008/2009).

5) Falta de colaboración con la Administración Concursal 

La Administración concursal informa de la no aportación de documentos necesarios, entre otros el contrato de compraventa con Posibilitum Business, S.L. (siendo esta empresa los nuevos socios, recordemos que Ángel de Cabo estaba al frente de dicha compañía), siendo realmente relevante la constatación del retraso en la resolución de decenas de contratos de arrendamiento de locales donde Viajes Marsans desarrollaba su actividad habiendo un gran número de incidentes concursales de resolución contractual en tramitación a lo que hubo que añadir la actitud de la concursada respecto de la resolución de contratos de servicios informáticos o de las relaciones laborales respecto de las que era empleador.
La Administración concursal entendió que los argumentos esgrimidos por Viajes Marsans como causas originadoras de la insolvencia (como la caída de ventas por la posible emisión de billetes, la pérdida de confianza de los clientes, la imposibilidad de renovar pólizas y la existencia de una elevada deuda con las entidades financieras entre otras), son hechos que han tenido lugar como consecuencia de la falta de liquidez de la concursada no siendo causas de la misma sino antes al contrario y que el concurso de Viajes Marsans S.A. fue paradigma de la generación y agravación continuada dolosa o gravemente culpable de una insolvencia.

Bonus track –

Tras analizar las cuentas anuales de 2009 (ejercicio cerrado el 28/02/2009), llaman mucho la atención varias cuestiones:

-El resultado del ejercicio antes de impuestos fuera beneficios de 11,1 millones de euros era prácticamente igual que el del ejercicio anterior (11,8 millones en 2008), con una caída de ventas de casi el 75% (de 1.033 a 255 millones de euros).

-En las cuentas anuales de 2009, por primera vez surge la partida “otros activos líquidos equivalentes” recogiendo importante cantidad de 55 millones de euros, sin embargo la explicación de su importe en la memoria -nota 14- es ciertamente escaso de literatura, tal y como exponemos a continuación: “En la categoría otros activos equivalentes se incluyen depósitos de gran liquidez con vencimientos inferiores a 3 meses”.

-Los ingresos financieros crecen muchísimo (de 6,9 millones en 2008 a 11,2 millones en 2009), debemos suponer que por los préstamos a participadas.

-La cifra de amortización del ejercicio ronda el 13% sobre el inmovilizado neto de 2005 a 2008 pero en 2009 alcanza el 19%, salto ciertamente anómalo.

-Resulta llamativo que la existencia de un fondo de maniobra negativo en las cuentas anuales de 2008 (41 millones de euros) y de 2009 (22 millones de euros), sea justificado en la memoria como una situación predominante en el sector (remarcando además en la memoria de 2009 que “la gestión de liquidez se realiza conjuntamente con sus sociedades filiales” y que “la Sociedad considera que no habrá problemas para afrontar sus obligaciones a corto plazo”); sin embargo la incertidumbre respecto a su funcionamiento futuro va mucho más allá y parece exponerse en otras notas de la memoria (notas 35 y 36), en relación con los préstamos otorgados por Viajes Marsans a otras sociedades del grupo (Teinver y Air Comet). En definitiva, el cumplimiento con el principio de empresa en funcionamiento estaba bien “tocado del ala”, tal y como refleja la sentencia, y la información sobre ello en los estados financieros emitida por la Sociedad debería haber sido más explícita y ordenada al respecto.

En conclusión-

Viajes Marsans estaba en causa de disolución prácticamente desde 31 de diciembre de 2008 (así también lo hace constar la Sentencia analizada) y no desde que la IATA cortó el crédito a dicha mercantil en abril de 2010. Luego la situación económica y financiera de la Sociedad estaba realmente mal mucho antes de la intervención de la IATA.

Reciban un cordial saludo,

Manuel Rejón

www.crea-sset.com

2 Comentarios | Leído 264 veces

Tu puedes enviar una respuesta, or trackback desde tu propio site.

2 opiniones en “Motivos por los que la IATA no es la culpable de la quiebra de Viajes Marsans”

  1. ex dice:

    Soy un extrabajador de Marsans. Por tanto afectado directo del cierre de la compañía a la que dedique buena parte de mi trayectoria profesional (más de veinte años allí). Como todos, nos fuimos de allí sin cobrar finiquito ni indemnización alguna.

    Hay un par de incorrecciones relevantes en su informe, el cual es excelente en muchas cosas. Primero, es falso que Marsans debiese 20 Millones a IATA en el momento de la retirada de placas (derecho de emisión de billetes). IATA exigió un AVAL ADICIONAL de dicha cantidad, aval que Marsans no pudo conseguir, pero no era una deuda.

    Veo poca crítica con la panda de golfos de Possibilitum Business, gente peligrosa y delincuentes de primer orden. Esos no mataron al animal, pero fueron a saquearlo vivo a su interés, es cierto que el bicho ya estaba muerto desde la retirada de placas de IATA …

    Buena suerte,

    1. Pues tiene Ud. razón en relación con el aval, fue un error de transcripción ya subsanado. En relación con los Posibilitum Boys, ¡qué voy a decir que ya no sepamos todos, como Ud. bien señala! De todos modos, tendremos ocasión de comentarlo conforme tengamos más información del juicio, que compite en interés con el juicio del Caso Noos.

      Reciba un cordial saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *