Las imposiciones a plazo fijo: ¿son inversiones mantenidas hasta el vencimiento? | Manuel Rejón

Las imposiciones a plazo fijo: ¿son inversiones mantenidas hasta el vencimiento?

Uno de los errores más comunes que suele haber en las cuentas anuales normales es la inclusión de las imposiciones a plazo fijo en la categoría valorativa de inversiones mantenidas hasta el vencimiento, quizá precisamente por ese término: “vencimiento”. Y así se refleja en la memoria, que es donde se detecta el error. Dice el PGC Normal que las imposiciones a plazo fijo son saldos favorables en Bancos e Instituciones de Crédito formalizados por medio de “cuenta de plazo” o similares, con vencimiento superior (o inferior) a un año y de acuerdo con las condiciones que rigen para el sistema financiero. Por tanto, su clasificación correcta es en la categoría de “Préstamos y partidas a cobrar”.

En relación con las inversiones mantenidas hasta el vencimiento, únicamente se reflejan VALORES DE DEUDA, es decir, obligaciones y bonos. Así lo refleja el PGC: “Se pueden incluir en esta categoría los valores representativos de deuda, con una fecha de vencimiento fijada, cobros de cuantía determinada o determinable, que se negocien en un mercado activo y que la empresa tenga la intención efectiva y la capacidad de conservarlos hasta su vencimiento.”

Pero también recordemos que los valores de deuda también se pueden clasificar como activos mantenidos para negociar y activos financieros disponibles para la venta. De esto hablaremos otro día.

 

Manuel Rejón

Profesor y Director Ejecutivo del Master Internacional de Contabilidad y Auditoría de Cuentas (Universidad CEU San Pablo y Wolters Kluwer España)

4 Comentarios | Leído 1205 veces

Tu puedes enviar una respuesta, or trackback desde tu propio site.

4 Respuestas a “Las imposiciones a plazo fijo: ¿son inversiones mantenidas hasta el vencimiento?”

  1. José Javier Jiménez Cano dice:

    Buenos días Manuel, eso precisamente pasa por quedarnos con un PGC muy poco flexible, hay que recordar que la NIC 39 está a punto de desaparecer, que fue en la norma que el pgc se fijó para el tratamiento de los instrumentos financieros, demasiado enfarragoso, bajo mi punto de vista. En cambio ya tenemos la NIIF 9, que regula los instrumentos financieros, y ya nos soluciona ese problema que tenemos en la regulación contable española, al simplificar los activos financieros, determinando que se llevarán o a coste amortizado o a valor razonable, dependiendo siempre del modelo de negocio de la empresa, y deja abierta una tercera clasificación, únicamente para los instrumentos de patrimonio (inversión en acciones), que desde el principio y de forma irrevocable se valoren a valor razonable con cambios en patrimonio. Por eso sería conveniente, poder comunicar a nuestros reguladores, que está muy bien tener un plan contable propio que regule nuestro entorno contable particular, pero esperemos que no nos quedemos otros 17 años con él de forma invariable, creo que en estos tiempos que corren es mejor ser un poco flexible, y acoger novedades que van surgiendo, si los negocios evolucionan, la contabilidad también debe hacerlo.
    Un cordial saludo.

  2. Magnífica intervención y reflexión, José Javier. Gracias por tu intervención y me alegra saludarte.

  3. Marta dice:

    Buenas tardes Manuel,

    Me gustaría saber si las inversiones mantenidas hasta el vencimiento permiten una gestión activa. Es decir, comprar y vender activos de la cartera de inversiones para buscar la maximización de la rentabilidad.

    Gracias,

    Un saludo

Enviar Comentario

*