La auditoría interna y externa del PP

En los últimos días, el Partido Popular ha tomado la decisión de realizar dos auditorías, una interna y otra externa debido a la alarma social derivada de los supuestos sobresueldos que han salido a la luz derivado del Caso Bárcenas. Creo que ha llegado el momento de hablar seriamente sobre este asunto, siempre desde un punto de vista técnico y sin caer en subjetividades políticas.
En relación con la realización de una auditoría interna del partido político, en mi opinión, al menos los diez partidos más representativos del país deberían contar con un departamento de auditoría interna, con un director a su cargo. Derivado de las funciones de control interno, se establecerían los procedimientos de control interno para los diferentes departamentos y puestos, incluyendo lógicamente al Tesorero.
Respecto de las auditorías externas de los partidos políticos, ¿qué quieren que les diga? Pues son cuentas anuales que deberían estar auditadas por empresas externas desde hace muchos años. Esto que parece de Perogrullo pues no lo es. Aunque he leído algunos datos al respecto, desconozco hasta qué punto los partidos están emitiendo unas cuentas anuales y posteriormente siendo auditadas. Ambas son condición necesaria y suficiente, respectivamente, para mostrar una adecuada transparencia. Por ejemplo, si el ejercicio 2012 termina a 31 de diciembre de 2012, lo suyo es que las cuentas anuales del partido político estén colgadas en la web como muy tarde el 31 de marzo de 2013. Lo hacen las empresas cotizadas españolas, ¿no lo va a poder hacer un partido político?
También he leído que la auditoría externa del PP va a ser encargada a de las principales empresas del sector. Quizá se haga referencia a una de las Big Four. Si yo fuera el PP, elegiría el auditor totalmente al azar. Ya sea por un método informático o por insaculación. Así hasta formar un equipo de auditores externos suficientemente potente como para auditar las cuentas de un partido político.
Finalmente, quisiera hacer referencia a las entidades públicas sin auditar. A estas alturas de la civilización occidental, resulta que en España según datos facilitados en la web del ICJCE, “el 69% de los ayuntamientos que debían remitir sus cuentas no lo hicieron. Y sólo un 5% de las corporaciones locales audita sus cuentas externamente”. Si queremos volver a confiar en la administración pública y en los partidos, es necesario una actitud proactiva de querer ser transparentes y mostrar la cruda realidad de las cuentas. No debemos esperar a que haya una Ley de Transparencia ni gaitas. Hay que sacar toda la mierda a flote y lo antes posible. Se piden disculpas, se depuran responsabilidades y a trabajar por el bien del país. Y no pasa nada.

Sin comentarios | Leído 235 veces

Tu puedes enviar una respuesta, or trackback desde tu propio site.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *