El coronavirus, la auditoría y los cierres contables

Entrada original publicada en manuelrejon.com

Hola a tod@s:1800x1200_coronavirus_1

Aquí os dejo unas breves notas de lo que se está viviendo.

Nuestro día a día

Si la «bomba» del coronavirus hubiera caído en octubre, pues a lo mejor estábamos hablando de otra cosa. Pero justo el impacto del coronavirus se esté produciendo precisamente en estas fechas, en las cuales las empresas están formulando sus cuentas anuales, y también muchos equipos de auditoría están trabajando para precisamente dejar las cifras verificadas. Las visitas a los clientes están siendo canceladas en la mayoría de los casos, y los procedimientos de revisión y verificación que requieren presencialidad están siendo aplazados.

Precisamente, es el COVID-19 el que está provocando fuertes alteraciones a todos los niveles. El principal de ellos es no poder trabajar codo con codo, no ya los auditores con los miembros del departamento financiero, sino los propios empleados de dichas empresas, que tienen que apostar por el teletrabajo como medio. Aunque hoy en día los medios virtuales, la cosa se complica si, por ejemplo, en casa están los niños, que como tampoco pueden ir a clase (por ahora, sólo en Madrid, pero parece que se extenderá) pues hay que entretenerlos y estar pendientes de ellos. En fin.

Ante ello, nuestros gobernantes debe ser conscientes de la situación en nuestro sector y tomar las medidas oportunas.

La auditoría y el coronavirus

Resulta interesante la guía emitida hace unos días por el ICAEW (Institute of Chartered Accountants in England and Wales), denominada «Coronavirus (COVID-19): Considerations for Group Auditors», y que «está diseñada para los auditores de grupos del Reino Unido con auditores de componentes con sede en China u otras jurisdicciones afectadas por el COVID-19, que ofrece consideraciones prácticas en relación con el trabajo de los auditores de componentes para abordar los requisitos de las NIA (UK) (Reino Unido)» y que también puede ser pertinente para los auditores de grupo de otras jurisdicciones con requisitos similares.

A continuación, os pongo algunas notas fundamentales de este texto del ICAEW, que son importantes y que he traducido:

«La aparición y propagación del Coronavirus ha impactado en muchos negocios, incluidas las empresas de auditoría, restringiendo los viajes de los empleados a China y a otras jurisdicciones que han sido particularmente impactado. Muchos grupos tienen componentes con base en China u otros países afectados.»

«Los auditores del grupo tendrán que considerar las implicaciones de estas restricciones de viaje para su trabajo. La NIA (UK) 600 incluye el requisito de que el auditor del grupo evalúe y revise el trabajo del auditor de componentes. Si esto no es posible, entonces el auditor del grupo debe emprender otras medidas, como la realización de trabajos adicionales, e informar al FRC (Financial Reporting Council). Este requisito de informar al FRC es un plus exclusivo de Reino Unido a la norma, pero otras jurisdicciones pueden (podrían) tener requisitos locales similares.»

«Muchos auditores han cumplido con este requisito en el pasado a través de visitas al equipo del auditor del componente para revisar los principales papeles documentos de trabajo de la auditoría y asistir a las reuniones de cierre con la gerencia local. Con las restricciones de viaje en vigor, los auditores del grupo tendrán que considerar si se pueden establecer procedimientos alternativos que todavía les permitan cumplir los requisitos de la NIA (UK) 600.»

De este modo, «los auditores del grupo pueden encontrar útiles las siguientes  consideraciones:

  • Identificar las auditorías impactadas. Los ejercicios finalizados en diciembre tendrán que ser considerados inmediatamente, pero si las restricciones continúan, es probable que los ejercicios finalizados en marzo de 2020 también se vean afectados.
  • Categorizar las auditorías. Revisar los componentes afectados y determinar si son inmateriales, materiales pero no significativos, o materiales y significativos para la opinión del grupo. Este permitirá al auditor del grupo entender mejor el riesgo asociado a cada encargo.
  • Comprender el impacto en el componente. Considerar hasta qué punto la capacidad de preparar la información necesaria por parte del componente se ha visto afectada. La escasez de mano de obra debido a las enfermedades o las restricciones de viaje podrían limitar la capacidad de los administradores para proporcional la evidencia de soporte. El auditor del grupo tal vez desee examinar con los administradores de la empresa la forma en que el negocio ha sido impactado, y cómo los administradores se proponen obtener la información que necesitan con objeto de la preparación de los estados financieros del grupo.
  • Revisar el estado del trabajo. Comprender qué trabajo se ha realizado hasta la fecha, por ejemplo, como parte de la planificación o procedimientos interinos de auditoría. Considerar si la capacidad de obtener evidencia se ha visto afectada, por ejemplo, el cierre de bancos pueden dar lugar a la imposibilidad de confirmar los saldos de efectivo. Esto puede tener consecuencias para la capacidad del auditor del grupo de formarse una opinión sobre las cuentas del grupo.
  • Discutir la modificación de los plazos de presentación de informes. Cuando sea posible, un retraso en el calendario de presentación de informes podría dar tiempo a que la propagación del virus se ralentizara o se detuviera, y para que las restricciones de viajes las restricciones sean aliviadas o levantadas. El auditor del grupo necesitará entender si se ha fijado un calendario de presentación de informes debido a los plazos reglamentarios o de otro tipo […] Si el calendario sólo refleja la preferencia de la empresa, se debe alentar una demora para permitir a la gerencia y los auditores locales tiempo para recuperarse de la perturbación resultante del coronavirus. Los cierres de oficinas hacen probable que el trabajo se retrase en relación con los plazos del reporting original.
  • Considerar actividades alternativas para demostrar el examen y la evaluación de la equipo componente donde originalmente se planeó una visita del auditor del grupo. Por ejemplo: ¿Pueden compartirse los datos a través de las fronteras, para permitir la revisión del auditor del grupo? ¿Podrían los archivos ser cargados en un portal basado en la nube y un acceso proporcionado al auditor del grupo? Las leyes locales puede restringir esto en la China continental, aunque en otras jurisdicciones, como Hong Kong, esto puede ser más fácil. En caso de duda, se debe pedir asesoramiento sobre cualquier restricción legal local.
  • Evaluar los resultados de las acciones alternativas adoptadas. Considerar si las medidas alternativas han permitido cumplir los requisitos de la norma NIA (UK) 600, en particular ¿hay suficiente y adecuada evidencia de auditoría obtenida? ¿Es necesario modificar la redacción del informe de auditoría si se informa con arreglo a la NIA (UK) 701, por ejemplo, sobre el alcance del trabajo realizado y participación en los equipos de auditoría de los componentes? Incluso después de emprender estas acciones alternativas, ¿hay que modificar la opinión según la norma ISA (UK) 705?
  • Considerar implicaciones más amplias en el informe de auditoría:
    – Evaluar si la base de empresa en funcionamiento es apropiada, y si hay más riesgos a largo plazo para la viabilidad. Éstos podrían provenir de un mayor riesgo para la cadena de suministro o de una posible recesión macroeconómica. El capital circulante (working capital) también podría estar presionado, por ejemplo, de los retrasos de los clientes en el pago de las facturas debido a la escasez de mano de obra. Las empresas con importantes bases de proveedores y/o clientes en los países afectados es probable que se encuentren en una situación de especial riesgo. ¿Podría el impacto requerir un párrafo de énfasis en virtud de la NIA (UK) 706?
    – Determinar si existen efectos contables más amplios, por ejemplo para las empresas con cierre en marzo de 2020, considerar si algún cierre operacional implica la necesidad de deteriorar los activos o rebajar los valores de las existencias.
    – Examinar la forma en que los administradores han revelado (en la memoria/notas) el impacto del Coronavirus, por ejemplo en las revelaciones sobre los principales riesgos para su negocio. ¿Cómo están proporcionando información actualizada información a los accionistas y supervisando/controlando la situación? El FRC ha emitido guías a las empresas que los auditores deberían considerar.»

Espero que esta lectura sea de ayuda en estos tiempos tan revueltos. Así aprenderemos a valorar mejor lo que tenemos.

Un abrazo,

Manuel Rejón

(fuente de la imagen: https://ctmirror.org/2020/03/08/wilton-resident-is-states-first-confirmed-coronavirus-patient/)

Sin comentarios | Leído 94 veces
Puedes saltar al final y dejar una respuesta. Hacer ping no est? permitido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *