Amortización fiscal y cambio de estimación contable: la transitoriedad hacia la nueva LIS 27/2014 | Manuel Rejón

Amortización fiscal y cambio de estimación contable: la transitoriedad hacia la nueva LIS 27/2014

Hola a tod@s:

Ahora que he tenido un poco de respiro navideño, alejado de niños y polvorones, me he puesto a escribir un poco sobre un tema que salió el otro día en la comida de empresa y que llamó mi atención: la situación de la amortización contable tras la publicación de la nueva Ley 27/2014, de 27 de noviembre, del Impuesto sobre Sociedades (en adelante, NLIS). Me gustaría que el lector me ayudara con sus comentarios y reflexiones acerca de lo que voy a exponer.

La cuestión estriba principalmente en que han cambiado las tablas oficiales de amortización, que son más simplificadas en su estructura y que figura directamente en la NLIS (hasta 2014, formaban parte como anexo del RIS).

En relación con los activos amortizables adquiridos con anterioridad a 1-1-2015, se plantean dos problemas principales:

a) Amortización fiscal, y

b) Amortización contable.

Sin embargo, ¡tachán! parece que se unifican ambos tipos de amortización, de una forma curiosa que vamos a analizar.

¿Qué dice la NLIS?

Dice la Disposición transitoria decimotercera, dedicada a la aplicación de la tabla de amortización prevista en la NLIS a los patrimoniales adquiridos con anterioridad a 1-1-2015 así como a la libertad de amortización pendiente de aplicar):

-Los bienes sobre los que se haya aplicado un porcentaje de amortización distinto al que les correspondiese por aplicación de la tabla NLIS,  se amortizarán durante los períodos impositivos que resten hasta completar su nueva vida útil (fiscal), de acuerdo con la tabla NLIS, sobre el valor neto fiscal del bien existente al inicio del primer período impositivo que comience a partir de 1 de enero de 2015.

-Si la empresa venía aplicando un método distinto de la amortización lineal (por ejemplo, métodos dígitos decrecientes), y si en aplicación de la tabla de amortización prevista en la NLIS les correspondiere un plazo de amortización distinto, podrán optar por aplicar el método de amortización lineal en el período que reste hasta finalizar su nueva vida útil, sobre el valor neto fiscal existente al inicio del primer período impositivo que comience a partir de 1 de enero de 2015.

-Y ahora viene “EL PARRAFAZO“, también recogido en la mencionada Disposición transitoria decimotercera:

“Los cambios en los coeficientes de amortización aplicados por los contribuyentes, que se puedan originar a raíz de la entrada en vigor de la presente Ley, se contabilizarán como un cambio de estimación contable.” 

Ojo, estas líneas anteriores no son de una norma contable, sino de la NLIS. En este aspecto concreto, hay una clara invasión del ámbito fiscal en el aspecto económico/financiero de la empresa, que es lo que debe regir la contabilidad. Si el legislador le quiere poner un título, que le llame “cambio de estimación fiscal”, pero no “cambio de estimación contable”.

Además, “los cambios en los coeficientes de amortización” no se contabilizan, pero sí los efectos de dichos cambios, y se debería hacer referencia en dicha disposición transitoria que se ha de realizar en orden a lo establecido en al NRV 22ª del PGC Normal (y su equivalente en PGC Pymes y NIIF-UE, cuando le afecte), y que es lo que vamos a explicar a continuación.

¿Qué es un cambio de estimación contable?

Según la NRV 22ª del PGC Normal, se calificarán como cambios en estimaciones contables aquellos “ajustes en el valor contable de activos o pasivos, o en el importe del consumo futuro de un activo, que sean consecuencia de la obtención de información adicional, de una mayor experiencia o del conocimiento de nuevos hechos.”

Como hemos visto, es la nueva NLIS es la que se encarga de ajustar el valor contable de los bienes (¿¿??), como consecuencia en este caso del conocimiento de nuevos hechos o información adicional, es decir, de una decisión tributaria (y no por una revisión, por ejemplo, proporcionada por varias tasaciones).

Sigue diciendo la NRV 22ª del PGC Normal que “el cambio de estimaciones contables se aplicará de forma prospectiva y su efecto se imputará, según la naturaleza de la operación de que se trate, como ingreso o gasto en la cuenta de pérdidas y ganancias del ejercicio o, cuando proceda, directamente al patrimonio neto. El eventual efecto sobre ejercicios futuros se irá imputando en el transcurso de los mismos.”

No todas las empresas aplican los porcentajes de amortización fiscales y los asumen como contable. ¿Habrá considerado el legislador que hay empresas que no apliquen los tipos de amortización que se recojan en las tablas (ni las nuevas, ni las anteriores)? En esos casos, se producirán diferencias temporarias, como ya sabemos. Si mezclamos estas diferencias temporarias con el cambio de estimación, el “parto” del que deberemos informar en la memoria de la empresa puede ser digno de estudio.

Amortización contable – Información en la memoria

Poco más hay que decir, pues la norma fiscal ha secuestrado las consideraciones desde el punto de vista contable. No obstante, incluso en estas circunstancias tan acotadas (bienes adquiridos antes de 2015 y variación de coeficiente de amortización), se pueden producir diversos casos:

-Caso 1: la empresa venía aplicando porcentajes de amortización fiscal como contables y lo va a seguir haciendo bajo la nueva norma.- Es la opción más acomodaticia por parte de la empresa y por la que optan un volumen importante de entidades. En este caso, la empresa informará en la memoria sobre dicho cambio de estimación contable, siempre que hayan producido efectos significativos en el ejercicio actual, o que vayan a producirlos en ejercicios posteriores, en orden a lo establecido en la DT 13ª.

-Caso 2: la empresa no aplica los mismos porcentajes desde el punto de vista contable y fiscal (ni tiene previsto hacerlo).- Posiblemente, la empresa no debería hacer nada, es decir, no informar ningún cambio de estimación en la memoria, pues lo único que variará son las diferencias temporarias. Pero dado que las diferencias temporarias se ven modificadas, surge la duda si informar sobre el cambio de estimación futura de las mismas.

Se pueden dar más casos. Me gustaría conocer sus comentarios, opiniones y reflexiones al respecto.

Reciban un cordial saludo y deseo que tengan una magnífica entrada de año 2015.

Manuel Rejón

3 Comentarios | Leído 4431 veces

Tu puedes enviar una respuesta, or trackback desde tu propio site.

3 Respuestas a “Amortización fiscal y cambio de estimación contable: la transitoriedad hacia la nueva LIS 27/2014”

  1. José Víctor Martínez Medina dice:

    Buenas Sr. Rejón, me ha resultado de mucha utilidad sus reflexiones y las comparto al 100%. La chapuza que se ha montado en la NLIS sobre el tratamiento de los nuevos coeficientes fiscales es de traca. El desconocimiento del legislador fiscal de la norma contable es sangrante, ¿cómo se puede tratar un cambio fiscal como un cambio en estimaciones contables?. Esta claro que es la opción más cómoda para las empresas pero no dejaría un incumplimiento flagrante de principios y normas contables y con un impacto tremendo en las Cuentas Anuales de empresas con un volumen elevado de activos fijos. Como auditor lo que estoy recomendando a las empresas que aplican criterios económicos en la amortización es que apliquen la 2ª opción que usted comenta, que sigan reflejando la dotación a la amortización económica en sus estados financieros y que para ajustarse a la LIS modifiquen las diferencias temporarias. Sin más muchas gracias por su aportación.

  2. Hector dice:

    Buenos días,

    Su información ha sido de utilidad, pero veo que el tema contable no lo aclara realmente y donde yo veo el mayor problema, no en las diferencias tempararias que pueda generar sobre el impuesto de sociedades y que deban registrarse contablemente, sino más bien por la problematica contable.

    Al tratarse de un cambio prospectivo, debería ajustarse contra reservas, modificando en la memoria y cuentas anuales las cifras comparativas, problema que da bastante que hacer, más allá de registrar unas diferencias temporales. Y que mucha gente no hace.

    • Hola Héctor, gracias por tu comentario. Dice el PGC que los cambios de estimación son de tipo prospectivo (que no retrospectivo), lo que supone una modificación en el cálculo de la amortización de ahora en adelante, pero en ningún caso contra reservas, de forma que no se deben modificar cifras comparativas.

      La modificación de las cifras comparativas sólo se producirá como consecuencia de errores o cambios en políticas contables. Ninguno de estos casos se produce realmente, a raíz de lo dispuesto en la citada disposición transitoria de la LIS. Eso sí , hay que explicar el motivo del cambio de estimación.

      Espero que haya quedado un poco más claro. Un saludo!

      Manuel

Enviar Comentario

*